Aunque parezca mentira lo que está pasado es real y de momento la calle solo la pisamos para comprar, pasear al perro y poco más…

MENOS ACTIVIDAD FÍSICA Y MENOS GASTO CALÓRICO

Pasamos más tiempo sentados, el teletrabajo nos tiene pegados a la silla frente al ordenador; más tiempo tumbados, las plataformas de series y películas aumentan exponencialmente su consumo durante estos días y los pocos pasos que damos son para ir del ordenador al baño, del baño al sofá y del sofá a la cocina, el otro problema.

MÁS INGESTA CALÓRICA Y PEOR NUTRICIÓN

No solo nos movemos menos, comemos más y peor. Si en el inicio del estado de alarma legumbres, pasta y papel higiénico multiplicaron sus ventas, semanas después son la cerveza, patatas y olivas de los productos más vendidos, por no mencionar a la harina blanca y la levadura que están agotadas en casi todos los supermercados; hacemos más bizcochos y galletas. La cocina y el picoteo han pasado a ser en muchos casos un momento de distracción.

MENTE Y RUTINAS

A todo ello se le añade el problema de nuestra mente, en muchos momentos preocupada, con sentimientos que van desde el estrés al miedo por la situación de incertidumbre en la que nos encontramos y el problema de la gestión del tiempo, horas “muertas” en las que no sabemos qué hacer.

Estos sentimientos y la falta de rutinas nos llevan a cocinar y comer más y a movernos menos por lo que entramos en un bucle nada favorable para la salud.

EL EJERCICIO PLANIFICADO EL MEJOR ALIADO EN ESTE MOMENTO

Tener una rutina de horarios y dentro de ésta un tiempo destinado al ejercicio va a ser clave para mantener nuestra salud física y mental.

Vamos a conseguir:

  • Aumentar gasto calórico.

  • Movilizar toda la musculatura y evitar la pérdida de masa muscular.

  • Mantener condición cardiovascular.

  • Liberar endorfinas que no causen una sensación de bienestar.

  • Momento de evasión, nos olvidaremos por un momento de las preocupaciones

  • Socializar. En nuestro caso las sesiones de entrenamiento las hacemos por videollamada en grupos reducidos. Conseguimos que el momento del entrenamiento sea el mejor del día, entrenamos, charlamos y los pasamos bien.

  • SALUD